Posted on

Cómo hidratar tu cuerpo.

Para poder hidratar el cuerpo, es necesario consumir agua; pero también otros alimentos, como la fruta, la verdura o las bebidas, nos aportan el agua que necesitamos.
1. Beber abundante agua. Ya hemos visto que el cuerpo humano está principalmente compuesto de agua, que pierde fácilmente con el sudor, la orina… Por ello tenemos que reponerla para mantenernos hidratados y en buena forma. La cantidad que deberíamos consumir de agua para el buen funcionamiento del organismo sería un mínimo de dos litros de agua diarios.
2. Tomar variedad de bebidas: además de agua, beber infusiones, refrescos, zumos, lácteos, bebidas vegetales, etc. En la variedad está el gusto.
3. Consumir alimentos con agua. Beber agua no es la única forma de hidratarnos. ¡También se bebe y se come! Podemos proveer agua a nuestro cuerpo a través de frutas y vegetales.
4. Evitar el alcohol. Las bebidas alcohólicas causan deshidratación ya que tienen efecto diurético.
5. Evitar la cafeína. También el consumo de café, té y refrescos puede resecar el organismo.
6. Evitar la sal. A parte de provocar mucha sed, un exceso de sal puede provocar hipertensión y problemas cardíacos.

Posted on

¿Cómo funciona el carbón Activado? ¿Qué es?

El carbón activado o carbón activo es carbón poroso que atrapa compuestos, principalmente orgánicos, presentes en un gas o en un líquido. Lo hace con tal efectividad, que es el purificante más utilizado por el ser humano.

Los compuestos orgánicos se derivan del metabolismo de los seres vivos, y su estructura básica consiste en cadenas de átomos de carbono e hidrógeno. Entre ellos se encuentran todos los derivados del mundo vegetal y animal, incluyendo el petróleo y los compuestos que se obtienen de él.

A la propiedad que tiene un sólido de adherir a su paredes una molécula que fluye, se le llama “adsorción”. Al sólido se le llama “adsorbente” y a la molécula, “adsorbato”.

Después de la filtración -que tiene por objeto retener sólidos presentes en un fluido-, no existe un sólo proceso de purificación con más aplicaciones que el carbón activado. Entre ellas están:

 
 
 
  • Potabilización de agua (el carbón retiene plaguicidas, grasas, aceites, detergentes, subproductos de la desinfección, toxinas, compuestos que producen color, compuestos originados por la descomposición de algas y vegetales o por el metabolismo de animales…)
  • Deodorización y purificación de aire (por ejemplo, en respiradores de cartucho, sistemas de recirculación de aire en espacios públicos, venteos de drenajes y plantas de tratamiento de agua, casetas de aplicación de pinturas, espacios que almacenan o aplican solventes orgánicos…)
  • Tratamiento de personas con intoxicación aguda (el carbón activado se considera el “antídoto mas universal”, y se aplica en salas de urgencias y hospitales)
  • Refinación de azúcar (el carbón retiene las proteínas que dan color al jugo de caña; el objetivo fundamental de este proceso es evitar que el azúcar fermente y se eche a perder)
  • Decoloración de aceites vegetales (como el de coco), glucosa de maíz y otros líquidos destinados a la alimentación
  • Decoloración y deodorización de bebidas alcohólicas (como vinos de uva y destilados de cualquier origen)
  • Recuperación de oro (el oro que no se puede separar de los minerales por los procesos de flotación, se disuelve en cianuro de sodio y se adsorbe en carbón activado)

 

¿Qué le da al carbón activado la propiedad de adsorber, principalmente moléculas orgánicas?

Cualquier partícula de carbón tiene la capacidad de adsorber. Es por ello que algunas personas colocan carbón de leña en el refrigerador para eliminar los olores. Lo mismo sucede si se coloca carbón en un recipiente con agua: elimina color, sabor y olor. O bien, en el campo, las personas queman tortilla y la ingieren para aliviarse de problemas digestivos (como infecciones ligeras, indigestión o flatulencia).

Activar un carbón consiste en hacerlo poroso para ampliar su capacidad de adsorción. Un gramo de carbón de leña tiene un área superficial de alrededor de 50 m2. Con la activación, ésta llega a 600 u 800 m2. Es decir, aumenta entre 12 y 16 veces.
Los átomos de carbono que forman un sólido al que llamamos “carbón”, se ligan entre sí mediante uniones de tipo covalente. Cada átomo comparte un electrón con otros cuatro átomos de carbono (hay que recordar que en las uniones iónicas, el átomo más electronegativo le roba uno o más electrones al otro).
Los átomos que no están en la superficie, distribuyen sus cuatro uniones en todas las direcciones. Pero los átomos superficiales, aunque están ligados con otros cuatro, se ven obligados a hacerlo en menor espacio, y queda en ellos un desequilibrio de fuerzas. Ese desequilibrio es el que los lleva a atrapar una molécula del fluido que rodea al carbón.
La fuerza con la que el átomo superficial de carbono atrapa a la otra, se llama “Fuerza de London”, que es uno de los siete tipos de “fuerzas de Van der Waals”. Se considera una unión fisicoquímica, suficientemente fuerte para retener al adsorbato, pero no tan fuerte como para considerarla una unión química irreversible que forma una nueva estructura molecular. Por ello, la adsorción es reversible y el carbón activado puede reactivarse para utilizarse de nuevo.
Como dijimos, las moléculas que adsorbe el carbón tienden a ser covalentes; no iónicas, pues estas últimas tratarían de robar o de donar electrones a los átomos de carbono. Las uniones entre átomos de carbono e hidrógeno son covalentes, y es por ello que el carbón es un buen adsorbente de moléculas orgánicas.
No todas las moléculas orgánicas tiendan a ser covalentes. Suelen contener átomos de oxígeno, azufre y otros de alta electronegatividad, que dan tendencia iónica a la parte de la molécula que los contiene. Por otro lado, no todas las moléculas inorgánicas tienden a ser iónicas; también las hay de tendencia covalente. Tal es el caso del dicianuro de oro, que hace del carbón activado una parte esencial del proceso de extracción de este metal precioso.

¿Cómo se activa un carbón?

El carbón puede activarse mediante procesos térmicos o químicos. Los procesos térmicos consisten en provocar una oxidación parcial del carbón, para lograr que se formen los poros, pero evitando que se gasifique y se pierda más carbón del necesario. Esto ocurre a temperaturas que están entre los 600 y los 1100 °C, y en una atmósfera controlada (que se logra mediante la inyección de una cantidad adecuada de vapor de agua o de nitrógeno).

Los procesos químicos parten de la materia prima antes de carbonizarse. Los reactivos son agentes deshidratantes (como ácido fosfórico) que rompen las uniones que ligan entre sí a las cadenas de celulosa. Después de esta etapa, el material se carboniza a una temperatura relativamente baja (de unos 550 °C) y luego se lava para eliminar los restos de reactivo y de otros subproductos.

Los hornos en los que se activa un carbón térmicamente o en los que se carboniza un carbón previamente tratado con un químico, pueden ser rotatorios o verticales (de etapas).

¿Cuál es la capacidad de adsorción del carbón activado?

La capacidad de un carbón activado para retener una sustancia determinada no sólo está dada por su área superficial, sino por la proporción de poros cuyo tamaño sea el adecuado, es decir, un poco adecuado tiene un diámetro de entre una y cinco veces la molécula de que se va a adsorber.

Si se cumple esta condición, la capacidad de un carbón activado puede ser de entre el 20% y el 50% de su propio peso.

¿Cómo elimina el carbón activado el cloro libre presente en el agua?

La decloración consiste en un mecanismo complicado que puede seguir distintos caminos de reacción en los que el CA puede intervenir como reactivo o como catalizador.
El cloro libre puede adicionarse al agua en forma de cloro gas, solución de hipoclorito de sodio, o tabletas -gránulos- de hipoclorito de calcio.

En cualquiera de estos casos, el cloro queda disuelto en forma de ácido hipocloroso (HOCl), un ácido débil que tiende a disociarse parcialmente.

Las distribución entre ácido hipocloroso y ión hipoclorito depende del pH y de la concentración de estas especies. A ambas formas moleculares se les define como cloro libre.

Las dos son fuertes oxidantes que al ser adicionados al agua reaccionan de manera casi inmediata con impurezas orgánicas e inorgánicas, y ejercen un efecto biocida en los microorganismos.

El cloro que reacciona y el que interviene en esta etapa de desinfección, deja de ser libre y queda combinado y deja de ser libre. Una vez terminada esta etapa, es necesario eliminar el cloro libre residual, mediante carbón activado granular.

Cuando el carbón se expone al cloro libre, se llevan a cabo reacciones en las que el HOCl o el OCl- se reducen a ión cloruro. Dicha reducción es el resultado de distintos caminos de reacción posibles.

En dos de los más comunes, el CAG actúa de acuerdo con las siguientes reacciones:

En donde C* representa al carbón activado. C*O y C*O2 son óxidos superficiales, que poco a poco van ocupando espacios que, al quedar bloqueados, ya no participan en la reacción. Algunos de estos óxidos se liberan hacia la solución como CO y CO2. Esto vuelve a dejar espacios disponibles que por lo tanto aumentan la capacidad del CAG para esta reacción.

En cuanto al , también se acumula en la superficie del carbón durante los primeros momentos de operación. Al seguir llegando HOCl o a la superficie del carbón, la reacción se hace un poco más lenta, y entonces se empieza a liberar el . Esta disminución de velocidad se debe al envenenamiento del carbón con los óxidos superficiales. Dicho envenenamiento continúa de manera gradual, mientras disminuye la capacidad, tanto de adsorción como de decloración del CA.

En las reacciones anteriores puede intervenir en lugar de HOCl, con la diferencia que no se produce H+. Puede observarse que el CA reacciona y por lo tanto desaparece. Si no hubiera acumulación de óxidos superficiales, la reacción continuaría hasta la desaparición completa del carbón.

 

¿Qué tipo de carbón es el más adecuado para decolorar?

 

Los colores que se manifiestan en líquidos suelen ser moléculas de tamaño relativamente grande. Por lo tanto, se adsorben en poros grandes, lo que hace que los carbones más adecuados para retenerlos sean los de mayor macroporosidad.

Los carbones de madera, particularmente los de maderas no muy duras (como pino) que se activan químicamente, son los más macroporosos y, por lo tanto, son los más adecuados para decolorar.

El problema de estos carbones es que son poco duros y poco resistentes a la abrasión, lo que obliga a aplicarlos en forma de polvo. Cuando se requiere que el carbón decolorante sea granular, la mejor alternativa suele ser un carbón de lignita. Es el carbón mineral de mayor macroporosidad.

 

¿Qué tipo de carbón activado es el más adecuado para potabilizar agua?

 

Los contaminantes típicamente presentes en aguas de pozo suelen ser de bajo peso molecular y, para estos casos, el carbón más adecuado es uno de alta microporosidad.

Los carbones que mejor cumplen con esta condición son, en primer lugar, los de concha de coco y, posteriormente, los minerales bituminosos.

 

¿Por qué varía el pH del agua cuando se instala un carbón virgen?

 

Cuando un carbón se activa químicamente, es impráctico e innecesario que el fabricante elimine del producto final todo el químico utilizado. Por lo tanto, si el químico fue un ácido, disminuirá el pH de los primeros litros de agua que entran en contacto con el carbón. Ocurrirá lo contrario si el químico utilizado fue un álcali.

En el caso de un carbón activado térmicamente (sin la presencia de otros químicos que no sean vapor de agua y gases de combustión), aumenta el pH de los primeros litros de agua que se trata con el mismo.

Esto se debe a que todos los vegetales tienen cantidades importantes de sodio, potasio, calcio y otros catiónes que, en el proceso de carbonización, permanecen en el carbón en forma de óxidos. Estos óxidos se convierten en hidróxidos al entrar en contacto con el agua, se disuelven en la misma y aumentan su pH.

Cuando no varía el pH de los primeros litros de agua que entran en contacto con un carbón, puede tratarse de un carbón de pH ajustado o de un carbón ultrapuro (libre de solubles).

 

¿Qué tipo de carbón activado es el más adecuado para purificar aire y gases?

 

Todos los contaminantes en estado gaseoso tienen diámetros moleculares menores a 2 nm. Esto significa que se adsorben preferentemente en microporos. Los carbones de concha de coco son los de mayor microporosidad y, por lo tanto, son los más usados en la purificación de aire y gases.

Existen los carbones activados de estructura modificada, carbón activado especial, que se utilizan cuando un carbón activado estándar no puede retener otros compuestos no orgánicos.

Fuente: Carbotecnia

Posted on

¿Qué es el sarro en el agua?

Como todas las cosas que afectan al cuerpo humano y su salud, el exceso de sarro puede traer graves consecuencias, entre ellas el desarrollo de piedras en los riñones, esclerosis y problemas en los vasos sanguíneos.

En Chile, por su condición de país montañoso, el agua tiene una alta concentración de minerales, sobre todo en el norte y centro del territorio.

Si bien la presencia de calcio y magnesio en el agua dura puede ser positiva para las personas con dietas bajas en estos minerales ya que evita problemas cardiacos, es inadecuada para algunos usos domésticos como cocer vegetales o legumbres porque tiende a endurecerlas.

Pero las consecuencias del agua dura afectan entre otras labores el lavado (ropa, vajilla) pues los detergentes, suavizantes para la ropa o el jabón pierden su efectividad debido a que no pueden disolverse de una manera fácil.

La piel es otra que se ve afectada por las consecuencias del agua dura, ya que al contacto con este tipo de agua pierde su humectación y se reseca intensificando con ello la piel de tipo atópica que se presenta por lo general en niños pequeños.

Ente los problemas cotidianos que surgen a raíz de los impedimentos del agua dura es que se estropean artefactos como llaves de baño o cocina, tuberías y reduciendo dramáticamente la vida de los electrodomésticos. Entre ellos el que más sufre es el hervidor eléctrico, pues con el calor se precipita la cal y esta se solidifica por lo que actúa como aislante impidiendo a la larga que el agua llegue en forma más rápida a la ebullición.

En Chile se venden cerca de 1 millón 500 mil hervidores al año, los que tienen una dispar duración de vida útil, pero que se ve disminuida debido a la acumulación del sarro en el fondo del mismo, el que a la larga produce fallas y filtraciones.


Agua dura: Cómo se produce el sarro y por qué no está normado en Chile.

Si bien los antecedentes corroboran que el sarro en el agua potable no afecta la salud de las personas, la SISS se encuentra desarrollando estudios para determinar la factibilidad de solucionar su presencia en el vital elemento, haciendo proposiciones al Ministerio de Salud para una pronta actualización de la Norma sobre calidad de agua potable.

En Chile, por su condición de país montañoso, el agua tiene una alta concentración de minerales, sobre todo en el norte y centro del territorio.

Dentro de los reclamos más frecuentes que se presentan por la calidad del agua potable ante la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), se encuentran los referidos a la dureza del agua ya que los artefactos, hervidores y teteras los cuales tienden a acumular en sus superficies depósitos calcáreos, más conocido, como “sarro”.

El encargado de Calidad del Agua Potable de la SISS, Ing. Bioquímico Christián Maurer explicó que el “agua dura” es causada por sales de calcio y magnesio los cuales al calentarse, presentan grumos de color blanco que forma el sarro en el fondo de las teteras como asimismo en los artefactos que calientan agua tales como los calefón, hervidores, planchas a vapor, etc.

“En el caso del magnesio la norma de calidad del agua potable chilena exige cumplir con el límite máximo permitido por la normativa vigente. El calcio, en tanto, es una sustancia presente en la mayoría de los servicios del país, y las empresas sanitarias no tienen la obligación de cumplir con un límite ni realizar su control, ya que dicho parámetro no se encuentra incluido en la norma NCh 409/2005”, informó el profesional de la SISS.

Maurer precisó que no fue considerada la dureza del agua suministrada dentro de los requisitos establecidos para el agua potable en las norma NCh 409/2005, dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló en su publicación del año 1995 que “no se propone para la dureza un valor guía basado en criterios sanitarios, ya que la información que se dispone no es suficiente para llegar a la conclusión que sea de carácter causal la relación entre la dureza del agua potable y las enfermedades cardiovasculares”.

Situación que nuevamente fue corroborada por la OMS en publicaciones posteriores de los años 2004 y 2006, documentos que consignaron “No se propone ningún valor de referencia basado en la salud para la dureza del agua de consumo”.

Este concepto presentando por la Organización Mundial de la Salud respecto a que la dureza no afecta la salud de la población fue aceptada por el Ministerio de Salud de Chile, por tanto, no se estableció el parámetro “dureza” como requisito en la norma Chilena de calidad del agua potable, precisó Maurer.

Explicó que en cuanto a la elaboración y actualización de las normas sobre la calidad del agua potable, se tomaron en consideración numerosas fuentes de información tanto internacionales como nacionales.

En particular, se consideraron como relevantes bibliografía tales como “Guías para la calidad del agua potable” Segunda Edición, Volumen 1, Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud del año 1995 y sus distintas actualizaciones; “Guidelines for Drinking-water Quality” Third Edition, Volume 1 Recommendations de la World Health Organization del año 2004; y “Guidelines for Drinking-water Quality” First Addendum to Third Edition, Volume 1 Recommendations de la World Health Organization del año 2006.

Maurer informó que durante el desarrollo de la actualización de la normativa chilena se incluyeron criterios consignados por diferentes países, “y se consideraron los antecedentes y aportes proporcionados por el Ministerio de Salud, universidades nacionales, empresas de servicios sanitarios, expertos en el tema y de la propia SISS, quienes en un trabajo conjunto establecieron los requisitos que debe cumplir el agua potable suministrada en el país”.

Con todos esos antecedentes, los expertos elaboraron las actualizaciones de las normas Chilenas sobre Calidad del Agua Potable y que posteriormente fueron acreditadas ante el Instituto Nacional de Normalización (INN), organismo responsable de la elaboración de las normas Chilenas de carácter nacional, y que posteriormente fueron Oficializadas mediante Decreto Supremo del Ministerio de Salud N° 446 del 27 de junio del año 2006.

Si bien todos estos antecedentes corroboran que la presencia del sarro en el suministro no afecta la salud de las personas, la SISS se encuentra desarrollando estudios para determinar la factibilidad de solucionar esta situación, haciendo las proposiciones al Ministerio de Salud para una pronta actualización de la Norma sobre calidad de agua potable.

Fuente:Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS)

Posted on

¿Para qué hidratar el cuerpo de forma correcta?

1. Mantener la salud.
2. Es muy importante sobre todo para quienes realizan una actividad física.
3. Evitar lesiones.
4. Para que las funciones vitales se realicen correctamente.
5. Para no sufrir una deshidratación o golpe de calor.
6. Evitar la retención de líquidos.
7. Diluir mejor las sales minerales, que el cuerpo absorbe más fácilmente.
8. Mejorar la circulación sanguínea.
9. Proveer al cuerpo de los minerales y oligoelementos necesarios.

 

¿Qué sucede cuando no nos hidratamos bien?
1. No oxigenamos los órganos de forma correcta.
2. El cuerpo se agota y perdemos niveles de fuerza y resistencia muscular.
3. Perturbamos el correcto funcionamiento del organismo.
4. Perdemos apetito.
5. Notamos malestar corporal así como fatiga.
6. Nos cuesta concentrarnos.
7. Sufrimos somnolencia.
8. Tenemos mayor riesgo de caídas.
9. Somos más propensos a infecciones del tracto urinario.
10. Aparecen enfermedades dentales.

Posted on Leave a comment

¿Qué es la hidratación?

El agua es fuente de vida y es esencial para la hidratación del cuerpo. Es el hidratante por excelencia; el más sano y el más natural. Por lo que una buena hidratación es importante para nuestra salud física y mental.
Nuestro cerebro se compone de un 90% de agua, la sangre de un 83%, la masa muscular de un 75% y los huesos de un 22%, así que podemos afirmar que el agua es uno de los principales componentes del cuerpo humano. Y para asegurar el buen funcionamiento de nuestros órganos y células es muy importante mantenerlo bien hidratado en todo momento.
Consejos para hidratar el cuerpo:
Para poder hidratar el cuerpo, es necesario consumir agua; pero también otros alimentos, como la fruta, la verdura o las bebidas, nos aportan el agua que necesitamos.
1. Beber abundante agua. Ya hemos visto que el cuerpo humano está principalmente compuesto de agua, que pierde fácilmente con el sudor, la orina… Por ello tenemos que reponerla para mantenernos hidratados y en buena forma. La cantidad que deberíamos consumir de agua para el buen funcionamiento del organismo sería un mínimo de dos litros de agua diarios.
2. Tomar variedad de bebidas: además de agua, beber infusiones, refrescos, zumos, lácteos, bebidas vegetales, etc. En la variedad está el gusto.
3. Consumir alimentos con agua. Beber agua no es la única forma de hidratarnos. ¡También se bebe y se come! Podemos proveer agua a nuestro cuerpo a través de frutas y vegetales.
4. Evitar el alcohol. Las bebidas alcohólicas causan deshidratación ya que tienen efecto diurético.
5. Evitar la cafeína. También el consumo de café, té y refrescos puede resecar el organismo.
6. Evitar la sal. A parte de provocar mucha sed, un exceso de sal puede provocar hipertensión y problemas cardíacos.

Posted on

¿Qué métodos se emplean para purificar el agua?

Ósmosis Inversa.
La ósmosis inversa es una tecnología de purificación del agua que utiliza una membrana semipermeable para eliminar iones, moléculas y partículas más grandes en el agua potable. Los equipos de ósmosis inversa eliminan bacterias y otros microorganismos del agua. Gracias al sistema de microfiltros, el agua va traspasando las membranas que a consecuencia de la presión osmótica, acaban dejando aparte las sustancias de rechazo, mientras que el agua purificada y limpia sale por el grifo.

Desinfección / cloración.
El cloro es el desinfectante más usado para reducir o eliminar los microorganismos, tales como bacterias y virus, que pueden estar presentes en los suministros de agua. La adición de cloro para el agua potable ha reducido en gran medida el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, algunos responsables de enfermedades como la difteria, las fiebres tifoideas y el cólera. No obstante, es incapaz de destruir ciertos microorganismos parásitos patógenos. La cloración desinfecta el agua, pero no la purifica por completo.
Puede revisar nuestro sistemas de dosificación aquí
La dosificación según la OMS, la concentración de cloro libre en el agua tratada debe estar entre 0.2 y 0.5 mg/l (ppm).

Filtro de sedimentos.
La filtración en el proceso de purificación elimina los sedimentos sólidos suspendidos en el agua. Este filtro atrapa partículas relativamente grandes que pueden estar presentes en el agua como tierra, arena, limo y partículas de suciedad orgánica o inorgánica. Obviamente, es necesario comenzar nuestro proceso de purificación con este paso básico con el fin de eliminar estas partículas grandes que podrían ensuciar o obstruir los equipos utilizados en las etapas posteriores.
Los más comunes son los filtros de lecho profundo o multimedia que utilizan medios granulares como zeolita, arena sílica, antracita, filter ag entre otros para retener las partículas sólidas y es necesario hacer una limpieza de lecho mediante un retrolavado.

Carbón Activado.
Una vez que el agua pasa a través de los filtros mecánicos, posteriormente pasa al purificador de carbón activado granular. Erróneamente llamado filtro de carbón activado, porque en el sentido estricto, la palabra filtro se refiere al proceso mecánico de retener partículas suspendidas, en cambio el carbón activado hace un proceso conocido como adsorción química, dónde las materia orgánica se ardiere a la pared del carbón por una función química. En este etapa se elimina nos los pesticidas, plaguicidas y otros contaminantes orgánicos (especialmente orgánicos volátiles) además de eliminar el cloro añadido en la etapa 1, mediante una reacción química reductora.
El carbón también hace un trabajo excelente para eliminar los trihalometanos (THM). THM son una clase de sub-productos químicos que resultan de la interacción del cloro y la materia orgánica en descomposición. Estos productos químicos son cancerígenos, y los altos niveles han sido encontrados en los suministros de agua locales.
Estos equipos básicamente están diseñados para eliminar el sabor a cloro que se encuentra en el agua del grifo. Desafortunadamente, en el uso doméstico son a menudo descuidados y poco o nulo mantenimiento. Si el equipo no se cambia en el intervalo apropiado, la eficacia de la eliminación de cloro disminuye y los contaminantes que el carbón había retenido empiezan a descargarse de nuevo en el agua. Y, además, se han producido numerosos casos de contaminación bacteriana por la rica fuente de alimento biológico retenido.
Nuestra recomendación es hacer el cambio de la cama de carbón activado por lo menos cada año para evitar lo mencionado en el párrafo anterior.

Intercambio Iónico.
El paso siguiente en nuestro proceso de purificación es la eliminación de varios elementos que causan la dureza. Se refiere como el agua “dura” a la presencia de calcio y magnesio y que sobrepasa los niveles permisibles. Se utiliza un tanque que se llena con una resina de intercambio iónico, cargado negativamente. Las perlas sintéticas que sirven como base para que se lleve a cabo ese intercambio.
Cuando el agua pasa a través de la resina de intercambio iónico, los iones de dureza, que llevan una carga positiva fuerte, desplazan a los iones de sodio más débilmente cargadas. Los iones de dureza (calcio y magnesio) son así atrapados a través de la atracción electromagnética de las partículas de resina. Los lechos de intercambio iónico son entonces limpiados y regeneradas, a intervalos determinados en función del volumen de agua de forma automática. El proceso de regeneración implica inundar la cama con una solución salina (sodio) sobresaturada que barre de manera efectiva los iones de dureza dejando a la resina lista para el siguiente siclo de suavización del agua.
La dureza no es un problema que afecte a la salud humana, pero causa problemas de incrustaciones en tuberías, membranas de ultrafiltración /ósmosis inversa y depósitos.

Pulidor o pre-filtro de 1 micra.
En este paso se coloca un filtro de cartucho desechable para atrapar partículas mayores a 1 micra que pueden ser perjudiciales a la ósmosis inversa, además de retener partículas de la resina de intercambio iónico de la etapa anterior.

Plata Coloidal.
La plata en estado coloidal esteriliza el agua al entrar en contacto, siendo muy efectiva en la eliminación de bacterias y micro organizmos. No es aplicable bajo presión, por eso, se emplea en filtros de decantación y en recipientes de almacenaje.

Posted on 1 Comment

¿Éstas deshidratado?

La deshidratación consisten fundamentalmente en una pérdida de líquido mayor a la cantidad que se ha ingerido debido a actividades físicas intensas o al exposición a altas temperaturas sin consumir líquido.

Nuestro cuerpo no está preparado para soportar demasiado tiempo sin líquido y al cabo de un par o tres días sin recibirlo podemos morir de deshidratación, de allí la importancia de no obviar su consumo en cantidades adecuadas (al menos 8 vasos al día).

Uno de los primeros síntomas de la deshidratación en las apatía y la fatiga junto con el evidente estado de sequedad en los labios y parte interna de la boca, como si toda la humedad de nuestro cuerpo hubiese desaparecido.

La piel se seca por completo y se evidencia fácilmente cualquier lesión, empieza a tener una apariencia escamada y delicada, los ojos pueden lucir también hundidos.

La posibilidad de producir lágrimas, sudor u orine queda anulada, pues estos procesos solo se dan cuando nuestro cuerpo tiene la suficiente cantidad de líquido.

La confusión y desorientación son otros de los síntomas de la deshidratación, ante este cuadro es necesario recurrir al médico.

Si tienes la oportunidad de auxiliar a una persona en estado de deshidratación es muy importante que recuerdes que no puedes administrar demasiada cantidad de líquido de una sola vez, debes ir poco a poco con pequeños sorbos, de lo contrario podrías desencadenar vómitos y mayor malestar.